El hecho ocurrió en la noche del pasado miércoles 24 de febrero, media hora después de que el avión de Tarco despegó de Jartum, capital de Sudán, con destino a la ciudad de Doha, informa el diario Al-Sudani.

Un gato que viajaba dentro de la aeronave fue visto dentro de la cabina y atacó de manera agresiva a parte de la tripulación, incluido el capitán de vuelo, que debió regresar al aeropuerto de partida, indica el mismo medio.

Varios trabajadores de la compañía Tarco intentaron frenar el ataque del rabioso gato, pero no lo lograron, por lo que el piloto decidió devolverse a Jartum.

La principal hipótesis de la presencia del felino dentro del avión es que ingresó la noche anterior, porque el aparato estuvo estacionado en un hangar del aeropuerto, señala Al-Sudani.

Las fuentes consultadas por ese rotativo sugieren que el gato pudo haberse metido a la cabina del avión durante los trabajos de limpieza o revisión.