Es habitual que en las competencias de las artes marciales se pida que los participantes demuestren sus técnicas.

Una prueba que se hace con regularidad es la de romper la tabla por la mitad, pero los concursantes nunca tienen gestos de dolor, lo que este niño claramente no pudo evitar.