La nueva consola de Nintendo podría verse enfrascada en una serie de litigios legales en Europa por cuenta de presuntos fallos sistemáticos en los mandos del dispositivo, algo que las autoridades del Viejo Continente comienzan a relacionar con un caso de obsolescencia programada.

Según el portal DeporPlay, la Asociación de Consumidores de los Países Bajos, respaldada por otras nueve organizaciones, ha recogido cerca de 2.500 quejas de usuarios que reportan problemas con el mando periférico del control de la Switch

Los entes de control plantean un diálogo con Nintendo para establecer acuerdos. Si no lo logran, recurrirán a demandas contra la compañía. 

“Nintendo sigue vendiendo sus consolas con los mismos problemas y no está dando ningún paso en particular para arreglarlo. Por lo que nos concierne se están haciendo las cosas mal. […] Hemos tomado esta decisión porque creemos que Switch no va a ser una consola que dure tanto como los jugadores esperan. Además, las opciones para arreglarla son limitadas, y en ocasiones se fuerza a los consumidores a tener que acceder a recambios caros”, argumentan.

A la organización holandesa se sumaron asociaciones de Bélgica, Francia, Grecia, Noruega, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia, Italia y la organización general europea BEUC, tal como apunta Nintenderos.