Este jueves entró en vigor la nueva legislación que exige a padres, abuelos y acompañantes que los bebés viajen en asientos de seguridad para niños menores de 4 años con un mecanismo de alarma para evitar que se olvide al menor en el automóvil.

El dispositivo deberá “activarse automáticamente y deberá estar equipado con una alarma para advertir al conductor de la presencia del niño a través de señales acústicas o visuales como un vibrador, perceptible dentro y fuera del vehículo”, sostiene la medida.

También pueden estar equipados con sistemas para enviar automáticamente mensajes de texto, Whatsapp o llamadas telefónicas al conductor.

El ministerio de Transporte italiano, que ha proporcionado una pequeña ayuda de 30 euros para la compra de los dispositivos, recordó a los automovilistas que transportan niños sin el mecanismo que cometen una violación de las normas de circulación.

Ese delito puede ser castigado con una multa que oscila entre 81 y 326 euros y la retirada de 5 puntos del permiso de conducir.

Existen dispositivos que pueden ser conectados a la llave del vehículo desde hace cinco o seis años en Italia, lapso en el que su producción ha sido incrementada por demanda y aumento de casos de niños olvidados.