Los contagios los confirmó la Secretaría de Educación de Bogotá, luego de un testeo masivo en el que se adelantaron más de 3.000 pruebas PCR a profesores y personal administrativo de 95 colegios, entre el 8 y 9 de abril.

Una vez se hizo público el nombre del colegio José María Vargas Villa, la profesora Mónica Capurro habló en Blu Radio sobre la preocupante situación en el plantel ya que en este momento se encuentra en alternancia con poco más de 500 jóvenes, de los 3.100 estudiantes que tiene en total.

Lo primero que dijo la docente es que dentro del colegio se han cumplido con todos los protocolos de bioseguridad desde que iniciaron la alternancia, el pasado 17 de marzo (con estudiantes, desde el 23 de abril), que docentes y alumnos han guardado la distancia y que cuentan con el aforo necesario para garantizar la seguridad frente al coronavirus.

“Esto no es una cosa tan sencilla de controlar. El contagio pudo ser en la ruta. No podemos asegurar cómo llegó el contagio, lo que sí es claro es que las medidas se tomaron en el colegio. Las medidas y los elementos están, pero tal vez las condiciones no”, advirtió Capurro, en la emisora.

La docente apeló a un argumento social para tejer su versión sobre cómo pudo haber llegado el virus a las aulas, pues apuntó sus sospechas hacia los estudiantes y hacia el entorno en el que habitan.

“Las condiciones de la zona son bastante difíciles, porque el colegio está inserto en una comunidad con un 70 % de población de invasión”, se quejó la profesora, y aseguró que hay niños que están expuestos en esta condición.

“Estamos ubicados en un sitio donde no hay servicios públicos, donde los padres y las familias viven en un hacinamiento casi que absurdo. Estamos ubicados en un lugar en donde en 2 metros cuadrados viven 7 u 8 personas. Las condiciones de salubridad de la comunidad educativa no son las más adecuadas”, agregó.

La profesara Capurro afirmó, en la entrevista, que el colegio Vargas Villa no está ubicado “en una zona residencial ni en un sitio donde todo sea tranquilidad, paz y amor, como lo quieren vender”, y su crítica iba dirigida, al parecer, hacia el subsecretario de Acceso y Permanencia, de la Secretaría de Educación, Carlos Reverón Peña.

Secretaría de Educación y su hipótesis sobre contagios de coronavirus en colegios de Bogotá

La razón: que el funcionario planteó la hipótesis de que los profesores y directivos que arrojaron positivos en las pruebas, en tres colegios de la ciudad, podrían haberse contagiado en los días de receso escolar.

“Hoy día estamos haciendo presencia en este colegio con el equipo epidemiológico para identificar si se trata de un brote o son hechos aislados. Las pruebas las hicimos el jueves y viernes de la semana pasada, posterior a Semana Santa”, aseguró Reverón, también en la emisora.

De hecho, la Secretaría de Educación, informó, en un comunicado, que “no se puede afirmar que los contagios se hayan producido dentro de las instituciones educativas, ya que estas pruebas de realizaron el jueves 8 y viernes 9 de abril. Es probable que estos contagios se hayan producido durante la Semana Santa”.

Así las cosas, la profesora Capurro dijo que hasta el momento no les han hecho pruebas a los estudiantes del colegio Vargas Vila para verificar su condición, y la discusión sobre quién llevó el virus a las aulas continúa.

Estas son algunas declaraciones sobre el debate por los contagios en colegios públicos de Bogotá.