Desde el comienzo de la entrevista, a la cual la revista le dedica cinco páginas, Tomás Uribe asegura rotundamente, como lo ha dicho en otros escenarios, que su interés no es aspirar a la presidencia de la república, sino seguir en sus actividades empresariales junto con su hermano Jerónimo.

“No sé de política, no sé de mermelada, no sé de Congreso, y en mis planes no está ninguna candidatura”, le dijo Tomás Uribe a Semana, y agregó que entre sus preocupaciones también está la defensa del expresidente Álvaro Uribe, además de despacharse contra Sergio Fajardo y Gustavo Petro.

Sin embargo, el despliegue de la imagen (y de la misma entrevista) del hijo del líder natural del uribismo habría asustado a “muchos”, según Darcy Quinn. “Muchos tuvieron la sensación de que esa portada, más que una negación de que iba a hacer una campaña o que le interesara ser candidato del Centro Democrático, era un lanzamiento, pues como por todo, ¿no? Por todo lo que lo acompañaba”, aseguró la periodista de Caracol Radio.

“Eso ha hecho que muchos aspirantes, por ejemplo, Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, esté examinando otras posibilidades”, agregó Quinn. “Incluso, personas cercanas se lo dicen: ‘Parece que no hay cama ni espacio para tanta gente dentro del corazón de Uribe y dentro del mismo Centro Democrático. ¿Qué tal aspirar más bien —le dicen— a la gobernación [de Antioquia]? Ya fue el alcalde de Medellín. Mejor haga la fila, siga haciendo trabajo, Aspire a la gobernación de Antioquia y espere un ratico más antes de buscar ser candidato o precandidato presidencial”.

Y se declaró a la expectativa de la respuesta de Gutiérrez: “Vamos a ver qué dice”. Aunque precisó que “estas son ofertas que le llegan, cosas que están estudiando cada uno de los candidatos”, advirtió que “la lista va a empezar a depurarse de aquí a algunos meses. No son todos los que están aspirando en este momento los que van a llegar al final a buscar un escaño o a buscar una posibilidad de ser precandidato del Centro Democrático”.

Preguntada por Gustavo Gómez si veía a Tomás Uribe como candidato, Quinn respondió: “Pues yo no sé… la foto. ¿Cómo es?: camina como pato y hace cuac. Se ve mucho mayor, canoso. Ahí hay algo muy extraño y muchos sentimos que es un no, pero sí”.

En una reseña que hace María Isabel Rueda de la entrevista de Semana a Tomas Uribe, a la cual califica de “extensa”, esta periodista asegura que esa entrevista “es noticia, no solo por lo que Tomás Uribe dice, sino más por lo que no dice”, y subraya que en su lista de precandidatos uribistas el hijo del expresidente no menciona al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ni al exviceministro Rafael Nieto.

“Ambos son dos clásicos precandidatos del uribismo”, recordó Rueda en W Radio. “Lo de Trujillo ya había resultado significativo en una entrevista que le dio a El Tiempo el propio expresidente Uribe, en la que, palabras más, palabras menos, le sugirió al ministro que antes de pensar en candidaturas pensara primero en concretar su encargo de ministro de Defensa, con cierto tono de reclamo prudente por el asesinato de líderes sociales”.

Y en este punto, Rueda hace una observación interesante: “Que su hijo [Tomás Uribe] ahora no lo mencione [a Trujillo] en la lista de precandidatos no parece ser una pura casualidad”. Y cierra su reseña con un axioma relativo a la constante negativa de Tomas Uribe a aceptar una candidatura: “En la política no hay noes rotundos”.

Sin embargo, para Semana, Trujillo sí estará en una consulta interna con los alfiles del Centro Democrático, junto con Paloma Valencia, Paola Holguín, Rafael Nieto y Edward Rodríguez porque, según esa revista. “[Álvaro] Uribe quiere hacer lo mismo de 2018”. Pero la publicación no desdeña al hijo del expresidente: “El as bajo la manga es Tomás Uribe […], a quienes todos tratan de convencer de que se lance. Él ha dicho que no, que quiere seguir en el sector privado, pero la insistencia es una muestra de que el uribismo necesita una carta fuerte si quiere retener el poder”.

El Nuevo Siglo considera que lo que dijo Tomás Uribe en Semana “suena más al papel que le compete a cada uno de los militantes de la colectividad [el Centro Democrático] tras el llamado del expresidente Uribe hecho el 12 de octubre, cuando advirtió ‘ojo con el 2022’”.

Este diario recuerda que Tomás Uribe llegó al Centro Democrático en agosto pasado a formar parte del comité estratégico que trabaja en las elecciones de 2022. “La llegada de [Tomás] Uribe al Centro Democrático quizás sea el primero de varios movimientos que se verán en los próximos días y meses, porque si el análisis inicial buscaba que la vocería del uribismo lo asumiera una sola persona, lo que podría estarse presentando es la consolidación de un liderazgo colectivo”, agrega.

Unos califican de “absurda” y “delirante” supuesta candidatura de Tomás Uribe

Pero hay quienes, como Lorenzo Madrigal en El Espectador, consideran “absurda” la idea de quienes quieren lanzar a Tomás Uribe como candidato. “Esto es para asombro de muchos o de todos porque, así fuera uno partidario del exmandatario, la perpetuación suya en su hijo inmaduro y muy lejos de estar preparado para el más alto cargo de la nación sería una nueva reelección de Uribe y la mayor expresión de nepotismo que pudiera darse”, escribe Madrigal.

“De modo que no, por Dios, ¿qué estulticia es esta?”, protesta este columnista. “Supongo que ni el exmandatario estará de acuerdo con tamaña locura ni el propio joven, si algo de sensatez le asiste, se le mediría a verse vilipendiado y a propiciar, de qué manera, el advenimiento de las fuerzas de izquierda, ya ad portas de tomarse el poder en Colombia, para no soltarlo nunca. El descrédito de lo político en democracia fue el caldo de cultivo de la revolución chavista y del Maduro estacionario que hoy vemos en el vecino país”.

Vanessa de la Torre, también de Caracol Radio, dijo al respecto: “A mí me sorprendió un montón esa portada de Semana. Esas declaraciones de Tomás Uribe como si fuera… pues ¿no? Diciendo que Iván Zuluaga es un estadista… Es un nepotismo contemporáneo”.

Después se preguntó “¿qué ha hecho Tomás Uribe en la vida pública en la vida política, para que Semana le dé una portada? ¿Cuál es su experiencia en la política? Más allá de que acompañe a su papá, es un gran defensor y conoce y es Uribe, ¿a son de qué va a sonar como candidato presidencial. No le parece eso como delirante?”

Me parece que eso es de verdad nepotismo contemporáneo“, calificó la periodista. “Como Ivanca Trump heredando pues el título del papá. Y eso que vaya y venga, porque ella mal que bien tenía una oficina ahí en la Casa Blanca al lado de su papá durante los últimos años”.