La patrullera es investigadora de delitos sexuales de la Sijín en Armenia, y según recordó, en El Tiempo, su primer objetivo fue recolectar información a partir de las denuncias de las víctimas para diseñar un perfil psicológico de un hombre apodado como ‘Andrés’.

Pero la pista que le abrió el camino hacia el señalado violador fue un chaleco de motocicleta que una de las mujeres le arrebató en medio del forcejeo, y con la placa que estaba allí estampada la uniformada pudo ubicar a un hombre que, según ese medio, se identificó luego como cuñado de ‘Andrés’.

Valakitsis recordó en el periódico que al indagar el perfil del hombre encontró “fotos de un muchacho que se parecía a la descripción que hacían las víctimas”, y que este joven “resultó ser el hijo del presunto violador”.

De inmediato, dijo, creó un perfil falso con el propósito de hacerse amiga del muchacho:

“Ahí fue que empecé a hablar con él, a coquetearle, y en medio de esas conversaciones por chat le sacaba información del papá. Poco a poco me fue soltando datos. Con esto y con orden de la Fiscalía le pedí la información a la Registraduría”, aseguró.

La patrullera dijo, en ese medio, que con los datos precisos y la foto del hombre se procedió a darle captura, ya que había confirmado con el hijo la misma información que daban las víctimas. Al hombre lo apodaban como el ‘violador de los cafetales’.

“Gracias a la foto que ya tenía de él, lo observo y me acerco a pedirle la cédula, y efectivamente era él. Cuando se le leyó la orden de captura, solo manifestó que no había violado a nadie, pero no mostró reacción alguna ni de volarse ni nada”, recordó la policía, citada por el diario capitalino.

Jhonatan Peña Velasco. / Foto: La Crónica del Quindío

En cuanto al señalado abusador sexual La Crónica del Quindío lo identificó como Jhonatan Peña Velasco, de 36 años, y en un artículo de octubre de 2018 reseñó que al hombre le incautaron varios elementos que coincidían con las características que dieron las mujeres: la moto Pulsar de color negro, dos celulares desde donde, al parecer, les enviaba mensajes a sus víctimas, y una navaja con la que las habría intimidado.

Peña Velasco, según el medio local, se ganaba la confianza de mujeres a las que luego “invitaba a salir”, pero cuando se desplazaba con ellas en la moto “las intimidaba con arma de fuego o blanca y las llevaba a lugares” desolados de los municipios de Circasia, Armenia y Calarcá.

Entre estas víctimas, el medio asegura que hay una menor de 13 años. Además, dice que a Peña la Fiscalía le imputó delitos de acceso carnal violento y hurto calificado y agravado, ya que luego de presuntamente abusarlas también robaba a las mujeres.

La historia de valentía de esta patrullera se vuelve a contar debido a que su investigación le mereció una nominación en la categoría a mejor policía de Colombia, en la cual quedó finalista.

Estas son algunas fotos de la patrullera:

Foto: Buenaventura Al Día