Gustavo Bolívar leyó su columna, el pasado domingo, en un video que graba junto con el senador Gustavo Petro y el periodista Hollman Morris, y fue allí en donde recordó la vez que se encontró con el expresidente Uribe en un baño del Senado, en medio de un debate sobre la corrupción de Odebrecht en Colombia.

“[…] me paré de mi curul al baño y allá me lo encontré meando, como cualquier fulano, porque les puedo certificar a sus fanáticos que no es un cuerpo glorioso. El hombre micciona como la reina Isabel, como el papa Francisco, como Maluma”, comentó Gustavo Bolívar.

Luego de eso, dijo Bolívar, tuvo que hacer sus necesidades junto a Álvaro Uribe, ya que solo había tres orinales y el senador estaba en el de la mitad.

“Así que me paré frente al orinal que estaba a su izquierda y, sin mirarlo, empecé a evacuar. Mientras el chorro eterno golpeaba contra la porcelana blanca, pensé: este, definitivamente, no es el mejor momento para hacerle las preguntas que por tantos años me he guardado. Pero otra voz me dijo: ‘anímate, aquí está tu Pulitzer’”.

Pero Bolívar asegura que por más que quiso increparlo, las palabras no le salieron en ese momento:

“De solo pensar que al saludarlo me diera la mano, las palabras se me amontonaron en la garganta y no salieron. Pero muy pronto el señor se sacudió, se lo guardó y se fue al lavamanos a hacer algo en lo que es experto: lavarse las manos”.

La confesión que hace el senador quedó consignada en su extensa columna titulada ‘Entrevista a Uribe’, y es un texto en el que Bolívar plantea varias preguntas que quisiera hacerle al expresidente en relación a su cargo como director de la Aeronáutica Civil, en 1980, y de las licencias que se otorgaron desde esa entidad para aeronaves de narcotraficantes.

Pero más allá de los cuestionamientos hacia el senador y de las preguntas que, según Bolívar, no tendrían respuesta, lo que ha llamado la atención en redes sociales es la forma en que el congresista narra aquella orinada de su contradictor que lo dejó sin palabras.