La mujer narró lo sucedido a través de W Radio, y aseguró que luego de asistir a un tour nocturno se dirigió en un mototaxi hasta el hotel Papagayos, a eso de las 11:30 de la noche, y que allí se tomó un “relajante muscular” para descansar.

“A eso de las 2:00 de la mañana sentí que me estaban tocando mis partes íntimas, y entre sueños como que me doy cuenta que no, que estoy sola, y me desperté y lo vi: era un hombre afrodescendiente, estaba oscuro… tenía un peinado estilo afro, pero rapado a los lados. Y tenía una camiseta roja”, explicó Urrego en la emisora.

La mujer asegura que aunque no divisó muy bien el rostro de este hombre, pues estaba oscuro, sí se le asemeja al joven que la trasladó en el mototaxi.

Pienso que fue el muchacho de la moto que me llevó, porque era el único fuera del hotel que sabía que yo estaba sola. Además, tuvimos una conversación que no me gustó mucho, como averiguándome y diciéndome que los negros eran la raza más linda, que por qué estaba sola, que si no me daba miedo”, agregó.

La turista contó en la cadena radial que ella gritó y pidió ayuda, y que por eso el señalado acosador huyó del sitio. No obstante, dijo, fue hasta las 6:00 de la mañana que el personal del hotel le prestó atención.

Pero, ¿cómo pudo ingresar una persona a la habitación de la turista si, según ella, la puerta estaba cerrada y solo se puede abrir con una llave? Pues Urrego dio esta explicación en La W.

“Esa persona tenía que haber estado adentro, porque cuando por fin logré sacarlo a gritos y almohadazos, porque se asustó con mis gritos y casi no puede abrir la puerta, el gerente del hotel me demostró que esa puerta no se abre cuando la llave está por dentro puesta, como en este caso. O sea, el muchacho tenía que estar escondido debajo de la cama esperando que yo me profundizara”, dijo.

Ese señalamiento fue puesto en duda por Silvia Dueñas, una socia del hotel, que dijo en la emisora que el personal le brindó ayuda a la mujer oportunamente. También, contó que en la entrevista que la turista dio a la Policía se habla de un joven de aproximados 20 años, como el supuesto acosador.

“Yo leí la crónica que ella posteó en Facebook, y allí habla de Álvaro (el mototaxista), y nosotros investigamos quién es el ‘motorratón’, y el chico que ella describe ahí dice que tiene 20 años, pero Álvaro solamente tiene 14 añitos”, explicó Dueñas.

La propietaria del alojamiento advirtió en la emisora que, hasta el momento, no encuentra una explicación sobre cómo esa persona pudo ingresar a la habitación, y lanzó un reclamo a la turista por lo que ella considera es “una acusación muy grave”.

La acusación grave, en este caso, para nosotros, es que ella sugiera que el hotel tuvo complicidad con el violador, porque eso para nosotros no es cierto. Ella está queriendo decir que el administrador le abrió la puerta al violador para que se ocultara debajo de la cama y la violara, o la tocara, y eso obviamente nos puede afectar la imagen”, puntualizó Dueñas.

En medio de señalamientos y confrontaciones, la turista aseguró que este caso pasó por manos de la Policía, y que ahora instaurará la denuncia ante la Fiscalía para que se investigue quién la manoseó mientras dormía, y cómo ingresó esa persona a la habitación sin su consentimiento.