Cuando lo vi yo no sabía cómo reaccionar, no sabía si bajarme del taxi sin gritar. Lo que hice fue coger el celular grabarlo para que quedara la evidencia de lo que estaba haciendo”, detalló la víctima, en diálogo con el Noticiero CM&. 

Dijo que tomó el vehículo de transporte público en la avenida Colombia y que se movilizaba hacia el occidente de la capital antioqueña.

Cuando el sujeto empezó a masturbarse, ella tomó la decisión de bajarse, pero él no la quería dejar hacer eso. 

Me decía: yo no le hago nada y le doy 30.000 pesos si usted me dice de qué color tiene la ropa interior. Yo le decía que no, que me dejara a ir y seguía masturbándose más”, apuntó la joven, en ese informativo. 

Finalmente, ella logró bajarse del automóvil y escapar del individuo cuando le dijo que estaba llamando a la Policía, agregó el portal regional Alerta Paisa. 

La víctima denunció el aberrante hecho en el búnker de la Fiscalía. Entre tanto, la Alcaldía de Medellín, citada por ese medio local, indicó que la joven va a ser atendida por la ruta de atención especial de la ciudad para los casos de acoso sexual.