En un video, el hombre aseguró que los manifestantes fueron atacados por la Policía, momento en el que aseguró haber sido “agredido gravemente por un individuo del Esmad”.

El individuo, cuya identidad no ha trascendido, también aseguró que el ataque no fue solo físico, sino también verbal y discriminatorio. Asimismo, sostenía que un agente le había dicho que “si por el fuera me desaparecía”, alcanzó a decir.

Luego describió cómo, según él, había sido atacado en la pierna izquierda: “En la parte de la rodilla me dio tres patadas con los aparatos que tienen en los pies”, aseveró.

No obstante, el secretario de Seguridad de la capital, Hugo Acero, publicó después un video que dejó en evidencia que todo había sido un engaño. En las imágenes de una cámara de seguridad se ve que el hombre deambula alrededor del lugar, pero nunca está en el punto más álgido.

En un par de ocasiones manotea y se pasea por detrás de los policías. Estos no lo tocan en ningún momento, pues ni siquiera parecen haber reparado en su presencia. De hecho solo se fijan en él cuando comienza a cojear y quejarse, antes de desplomarse en el asfalto.

Acero condenó el hecho y dijo que tales conductas no solo buscan deslegitimar a la fuerza pública, sino que terminan “deslegitimando cualquier protesta”:

“Desafortunadamente son personas que ni siquiera tienen consideración con quienes en verdad están saliendo a pedir alimentos. (…) Quieren utilizar estos momentos para crear caos y desorden”, agregó, y pidió una sanción ejemplar para el protagonista.