López dijo en la entrevista con la emisora que estuvo unos cuatro años allí, y que uno de los momentos más difíciles que experimentó fue cuando tuvo que presenciar el sacrificio humano.

“La parte más dura que yo viví allí fue cuando me tocó presenciar, un 31 de octubre, cómo se sacrificaba un niño en gestación. Eso fue impactante porque ahí ya se involucra la vida humana. La cosa en las sectas satánicas es que siempre llevan a eso, que es el objetivo mayor de ellos: el sacrificio humano”, aseguró López.

El hombre dijo que aunque sintió temor en ese momento, de todas formas siguió en la secta hasta que se volvió “el segundo al mando”. “Había algo ahí que me decía que siguiera, y fue tanta la sed de estar allí que me volví la ‘ñaña’ del sacerdote negro, y ya era tener más poder y prestigio. Eso se siente bien”, agregó.

Antes de que terminara su relato, el periodista Jairo Lozano lo increpó sobre si sabía que sacrificar a una persona es un delito, “un crimen, un homicidio”, porque “es muy delicado eso que está contando”.

En respuesta, López aseguró que un grupo especial del DAS los perseguía, y que cuando él logró salir de la secta se presentó ante las autoridades para responder por eso, pero que extrañamente las evidencias desaparecieron.

“Los llevé a los sitios en donde se hacían los sacrificios, se encontraron pruebas de que sí había asesinatos, pero no encontraron cuerpos de hecho. Encontraron los sacrificios animales, pero lo de los niños no porque alguien los desenterró, porque los llevé a donde estaban. Yo esperaba mi proceso, pero no había prueba del delito”, relató el hombre.

El hombre advirtió que hay que tener cuidado sobre todo en octubre, ya que para esa fecha los grupos satánicos adelantan todo tipo de sacrilegios y vejámenes con animales y personas ya que, según él, “uno de los objetivos del satanismo es acabar con la iglesia católica”.

López también dijo en La W que entró a esa secta como a sus 15 años, pues se enamoró de una “monita” en Manizales (Caldas) que lo llevó a una fiesta y allí le presentó a sus amigos satánicos.

Luego de las horrendas experiencias que dice que vivió, el hombre contó que llegó el día en que intentó salirse de esa vida y ahí vinieron los pensamientos suicidas.

De todas formas, López asegura que una mujer de la que se enamoró fue su salvación, ya que ella era muy devota y siempre lo ponía en sus oraciones. Luego, dice, conoció a un líder espiritual que lo llevó donde un sacerdote para que le practicara un exorcismo.

Ahora, el hombre dice que aprendió de “las cosas de Dios”, que es una persona diferente y que cuenta su historia para que muchos jóvenes sepan que el satanismo no es un chiste.

Esta es la entrevista completa (habla de los niños a partir del minuto 26).