Si bien Esteban Santos “llenó todos los requisitos”, según Julio Sánchez Cristo, para un cargo en el área de proyectos especiales en la Federación, “de pronto ese nombramiento se esfumó, se desapareció”, dijo el periodista en W Radio.

Por eso, Sánchez Cristo le preguntó a Roberto Vélez, gerente de la Federación, qué pasó con ese nombramiento. “Hay versiones según las cuales no hubo ‘ambiente’ en la junta”, le dijo el periodista a Vélez, y también le recordó al directivo que fue funcionario del gobierno anterior, incluso como embajador.

“La verdad es que nosotros sí tuvimos a Esteban Santos como un candidato para un trabajo en una de nuestras áreas de proyectos especiales”, le respondió Vélez. “Esa área apenas la estamos construyendo. En realidad, lo que sucedió es que hoy no tenemos los recursos para incorporar nuevos elementos a la Federación”.

“Eso no tiene nada que ver, pues, con nada distinto con una institución que hoy no puede reclutar más gente porque con lo que tiene ya el cafetero dice que tenemos una burocracia muy grande”, continuó Vélez en sus explicaciones. “Hoy tenemos que estar, de verdad, muchísimo más cortos de personal que lo que se pudiera pensar. Esto no tiene nada distinto a la decisión de una corporación que dice que no podemos traer elementos nuevos”.

Pero Sánchez Cristo insistió: “¿O sea que no es cierto que a usted la junta [de la Federación] le hubiese expresado que no había muy buen ambiente como para nombrar a un hijo del expresidente Juan Manuel Santos?”.

“No. Créame que ahí hay más consideraciones en términos económicos de la institución, que cualquier otra cosa”, reiteró Vélez.

Sánchez Cristo informó que Esteban Santos empezaría a trabajar en septiembre del año pasado en el área de proyectos, inmediatamente él regresó con su familia al país.

“Cuando regresó, el doctor Vélez no apareció por tres semanas. A la tercera semana, lo recibió en su oficina, y le dijo Vélez a Esteban Santos que había mucha resistencia por parte del gremio cafetero y de la Federación por la llegada de [Esteban] Santos a ese trabajo de proyectos”, dijo Sánchez Cristo.

Según el periodista, Esteban Santos dijo que “si ese era el precio que le tocaba pagar por ser hijo de su papá, lo pagaba con mucho gusto, ya que él estaba muy orgulloso de ser hijo de su papá”.

Y, para redondear la historia, muy poco común entre el grueso de los jóvenes colombianos, el periodista cuenta cómo terminó este frustrante episodio para el hijo del expresidente: “Hoy, el señor [Esteban] Santos es un importante ejecutivo en la empresa Terpel. Cinco meses en Terpel, y muy feliz…”.