En la víspera del noveno aniversario del fallecimiento de su hijo, Luis Alonso Colmenares volvió a publicar las imágenes, que datan de 2007.

“Luis Andrés era muy elocuente, se expresaba y escribía muy bien”, comenta su padre. “Sus compañeros de promoción lo escogieron para que les dirigiera las palabras de despedida el día del grado de bachiller en el Liceo de Cervantes El Retiro”, añade.

A continuación transcribe el fragmento que su hijo pronuncia en el video, en el que habla de “sentimientos encontrados. La tristeza y la alegría, el pasado y el futuro”.

“Con todo esto, a pesar de las contradicciones que tiene la vida, de todas maneras la felicidad invade de nuestras vidas y las de nuestras familias”: Luis Andrés Colmenares

Terminada la transcripción, el señor Colmenares concluye con una sentida conclusión: “El resto de la vida tenemos que conformarnos con los recuerdos de Luis Andrés… (qepd)”.

Este es el video:

View this post on Instagram

Luis Andrés era muy elocuente, se expresaba y escribía muy bien. Sus compañeros de promoción lo escogieron para que les dirigiera las palabras de despedida el día del grado de bachiller en el Liceo de Cervantes El Retiro. Este es un fragmento de su discurso: ” …una cantidad de sentimientos encontrados: la tristeza y la alegría, el pasado y el futuro. Y con todo esto, a pesar de las contradicciones que tiene la vida, de todas maneras, la felicidad invade nuestras vidas y la de nuestras familias. Porque sabemos que es otra etapa en nuestras vidas, y ahora tenemos las bases para enfrentarnos al futuro que nos espera. Les ruego que me disculpen por lo personal; se que en este mismo sentido interpreto a mis compañeros de la promoción, pero en este momento no puedo dejar pasar la ocasión para hacer publica mi gratitud a mis padres, que es la misma gratitud que mis compañeros por los suyos sienten, por haber hecho la mejor elección en el momento de matricularme en este colegio. Se que hay niños (…) de los padres de familia aquí presentes satisfechos de haber confiado la formación de sus hijos a esta institución: a nuestro querido Liceo de Cervantes…”. El resto de la vida tenemos que conformarnos con los recuerdos de Luis Andrés… (qepd) @liceodecervantesel @cervanteslcr #VivirasPorSiempreLuisAndres

A post shared by Luis Alonso Colmenares. (@lacolmenaresr) on

En julio pasado, Colmenares había publicado otro video en el que también se veía a su hijo vivo.

Sin embargo, no es la primera vez que sale a la luz su discurso de grado. En julio de 2018, el padre del joven había compartido un segmento anterior al que recordó este martes. El otro aparte era posiblemente mucho más fuerte de cara a lo que le sucedería años después:

“En la vida hay situaciones que no podemos modificar porque no las podemos dominar. Por ejemplo, de manera particular, quería que este día no llegara tan pronto, no hay despedidas alegres. El tiempo es inexorable y debemos continuar el camino de nuestra formación en otro espacio, en otro nivel, con otra gente. Hoy se ve materializado en cada uno de nosotros el fruto de 12 años de esfuerzos individuales y familiares. Muchos han sido testigos de la forma como aquellos 61 niños que llegamos por primera vez a un colegio de tamaño tan grande todavía no tenían la intención de muchas cosas que pasaban en sus vidas, y que fueron creciendo no solo físicamente, sino también espiritualmente afectiva e intelectualmente; que fueron superando todos los obstáculos que se presentaban una y otra vez. Hoy están aquí conmigo; como si el tiempo no hubiera pasado, como si hubiera sido ayer…”

View this post on Instagram

La elocuencia fue un don que DIOS le regaló a Luís Andrés. Esta es una parte del discurso al terminar bachillerato y me acuerdo que lo hizo como en dos semanas: “Queridos padres de familia, compañeros de la promoción 2007, amigos todos. En la vida hay situaciones que no podemos modificar porque no las podemos dominar. Por ejemplo, de manera particular, quería que este día no llegara tan pronto, no hay despedidas alegres. El tiempo es inexorable y debemos continuar el camino de nuestra formación en otro espacio, en otro nivel, con otra gente. Hoy se ve materializado en cada uno de nosotros el fruto de 12 años de esfuerzos individuales y familiares. Muchos han sido testigos de la forma como aquellos 61 niños que llegamos por primera vez a un colegio de tamaño tan grande todavía no tenían la intención de muchas cosas que pasaban en sus vidas, y que fueron creciendo no solo físicamente, sino también espiritualmente afectiva e intelectualmente; que fueron superando todos los obstáculos que se presentaban una y otra vez. Hoy están aquí conmigo; como si el tiempo no hubiera pasado, como si hubiera sido ayer…”

A post shared by Luis Alonso Colmenares. (@lacolmenaresr) on