Gustavo Petro le respondió a la congresista del Centro Democrático María Fernanda Cabal, que aseguró que los magistrados “ignoran el riesgo que representa” para los niños estar “expuestos a consumidores de alcohol y drogas”.

Al respecto, el exalcalde de Bogotá dijo que el azúcar es una de las “peores drogas” y que es “mucho más dañina que la marihuana o la cocaína”.

La declaración de Petro causó molestia en los azucareros, por lo que el presidente de Asocaña, Juan Carlos Mira, le contestó al senador que estaba equivocado, y adjuntó una fotografía del congresista con su mano en una taza de azúcar.

“Además, creo que Ud. la consume habitualmente”, le escribió Mira a Petro.

Entretanto, otras personas como la gobernadora del Valle de Cauca, Dilian Francisca Toro, y congresistas opositores de Petro rechazaron las declaraciones del líder de la izquierda, argumentando que el negocio del azúcar genera miles de empleos en el país.

De igual manera, el exministro de Salud Alejandro Gaviria dijo, en su cuenta de Twitter,  que, si bien el azúcar “requiere advertencias sanitarias”, compararla con la cocaína “no tiene sentido” porque esa sustancia es “mucho más compleja”.

La declaración de Gaviria, ahora rector de la Universidad de Los Andes, coincide con la que el médico endocrinólogo Iván Darío Escobar dio en Blu Radio.

“Sí, existe una adicción al azúcar y se reconoce científicamente, pero no podemos comparar estos dos asuntos en absoluto. El azúcar no puede considerarse como droga, es un producto procesado de la caña de azúcar, produce diabetes, sobrepeso, pero no se puede comparar porque es mucho más fuerte la coca”, dijo el galeno.