Ese día comenzó la pesadilla para esta madre de dos hijos, según contó en Blu Radio, pues tuvo que ser hospitalizada debido a que le detectaron una neumonía, y porque presentaba episodios de fiebre muy fuertes.

La profesional dice que lo más duro de todo fue tener que apartarse de su esposo e hijos por temor de que los pudiera contagiar, y agradeció al personal médico que la atendió por su oportuna reacción que finalmente fue lo que le salvó la vida.

Pero la mujer aseguró, en la emisora, que lo extraño de su caso es que ella no tuvo contacto con pacientes enfermos en el centro médico, y por eso cree que se pudo haber contagiado en el transporte que toma a diario.

“Creo que me contagié en el transporte público, por el día que comenzó la sintomatología. Yo siempre me transportó en el SITP y para esa época hasta ahora estaban tomando medidas de aislamiento en Bogotá”, expresó Zárate en la frecuencia.

Sobre su exitosa recuperación, el neumólogo y coordinador de medicina de esa clínica, Juan Carlos Hernández, explicó en Blu que la paciente, en un principio, fue aislada en su casa, pero que luego de una complicación de salud tuvo que ser hospitalizada.

[…] inicialmente tuvo oxígeno y se comenzó a recuperar, hasta el punto de que la volvimos a aislar en la casa”, contó Hernández.

La enfermera también narró su historia en diálogo con Semana, y allí se mostró agradecida por el trato que recibió y por la despedida que le dieron sus colegas cuando salió de la clínica.

“Yo no me esperaba esa despedida. Pensé que todo iba a ser más reservado por el diagnóstico, pero cuando yo vi a mis compañeros, a los médicos, al personal de seguridad, todos muy atentos. Cuando me pasan el ramo de flores, pues muy emocionante, ¿no?”, dijo, con evidente alegría.

Pero esta mujer, que le ganó la batalla al COVID-19, ya está de regreso a su trabajo nuevamente, y desde allí espera seguir dándole la pelea al virus esta vez en función de ayudar a salvar la vida de otros pacientes.