El incidente ocurrió el pasado sábado 14 de abril a las 8 de la noche e involucró a dos hombres que se movilizaban en una motocicleta, manifestó la mujer a ese periódico.

El hombre pulverizó el vidrio del copiloto y tiró de un bolso que contenía elementos personales de la hija de la víctima, que era quien conducía el vehículo y pedía ayuda infructuosamente a los demás conductores, según el relato.

“El sujeto no me decía nada pero seguía jalando el bolso con violencia. Yo resistí lo que pude, pero una de mis manos sangraba. Al final se lo llevó y se subió a una moto en donde lo estaba esperando otro sujeto”, manifestó la mujer que asegura haber quedado con daños emocionales después del incidente.

“Terminé con una cortada en la mano y con tres dedos fracturados en diferentes partes: dos de mi mano derecha y uno de la izquierda. Llevó 2 meses y medio incapacitada y no he podido reintegrarme a mi trabajo”, agregó la víctima a ese medio capitalino.

El mismo artículo incluye otro relato de una mujer que fue asaltada por otros dos hombres –aunque testigos dijeron que eran 6 individuos– a la altura de la calle 127 con la carrera Séptima pero ella evitó el robo protegiendo hábilmente sus objetos personales.

“Cuando el hombre vio que quité el bolso se metió a la camioneta a quitarme el celular y también lo boté pero a los pies míos. Se puso muy bravo y se llevó mi chaqueta”, dijo la mujer a ese medio al mismo tiempo que reconoció la ayuda de motociclistas solidarios, incluso uno de ellos la escoltó hasta su casa.

“No puedo negar que las caras de esos dos delincuentes no se me borran y el episodio me ha afectado psicológicamente”, destacó la mujer a El Tiempo.

La Policía confirmó al rotativo que existen varias estrategias en desarrollo para evitar este tipo de asaltos en las principales vías de la capital del país, incluyendo agentes encubiertos y tecnología de punta como por ejemplo el empleo de drones de largo alcance.