El hombre fue capturado en el corregimiento de Vigía Curbaradó, en Chocó, en medio de un operativo entre uniformados de la Armada y del Ejército Nacional, y autoridades dicen que Peña Bautista “sería el autor material del asesinato de dos funcionarios de la Unidad Nacional de Protección (UNP)”, en hechos que ocurrieron el pasado 10 de noviembre en ese departamento.

En el operativo, explica la Armada en un comunicado, al detenido “le fue incautado significativa cantidad de material de guerra”, además de un alijo en el que había un kilo de base de coca.

“Un fusil calibre 5.56 milímetros con silenciador, más de 230 cartuchos 5.56 milímetros, así como equipo de comunicaciones con computador portátil y radios satelitales”, detalla la Armada en el boletín.

Peña Bautista quedó a disposición de las autoridades competentes para su posterior judicialización, pues tendrá que responder por el vil asesinato de los escoltas Róbinson Romaña Cuesta, de 41 años, y León Jairo Rendón.

Estas dos personas, según primeras versiones, fueron secuestradas cuando acompañaban al líder Germán Marmolejo, representante legal del Consejo Comunitario de la Cuenca de Curbaradó, y al tesorero Róbinson Robledo, por el corregimiento de Domingodó en el Carmen del Darién (Chocó).

Días después, los cuerpos aparecieron flotando en el río Atrato, a la altura de la población de Riosucio, y familiares de las víctimas se quejaron del trato “inhumano” que recibieron por parte de las autoridades y hasta de la misma UNP.

“Eso no fueron condiciones humanas, eso no es respetable. La Policía no se acercó, del CTI nadie fue. Los mismos compañeros y los del sindicato fueron los que lo rescataron en una lancha. A mi papá lo entregaron como si no fuera persona, como que a nadie le importara, como si no tuvieran familia”, aseguró en Caracol Radio la hija de Rendón.