Aunque no se mencionó el nombre de la EPS, CM& informó que el pasado 28 de mayo la mujer estaba lista para dar a luz con cinco meses de gestación a causa de un problema de urgencia vital y la pérdida del líquido amniótico que presentaba, fecha en la que, con anticipación al día de parto, se debió haber tramitado la orden de traslado a un hospital que tuviera incubadoras.

Siete días después, durante el parto, el bebé fue atendido por médicos del hospital José David Padilla (Aguachica), pero, por los problemas respiratorios que presentaba, el niño no pudo contar con los cuidados necesarios para continuar con vida y siete horas posteriores a su nacimiento falleció, explicó el medio.

El traslado no se hizo efectivo porque la orden nunca fue autorizada por parte de la EPS.

“Se comprometieron en media hora a llevarlo aun lugar con incubadora y no dieron la remisión. El niño demoró siete horas esperando y me partía el alma ver a mi hijo agonizando y saber que no podía hacer nada”, dijo a CM& el papá del bebé.

“Creyeron que dejaron morir a un animal y al que dejaron morir fue a un niño”, añadió otro familiar del menor al medio.