La escritora hizo varios comentarios sobre las acusaciones al director de cine, en una conversación virtual con María Jimena Duzán para Semana, y dijo que la gente replica las denuncias de una “manera irreflexiva”.

Sanín empezó aclarando que no consideraba que esté mal denunciar, y que tampoco se oponía a la publicación de la revista Volcánicas, que fue la que reveló las denuncias.

Sanín lo que critica es la forma como se alimenta “una necesidad de juzgar, de condenar y de mostrificar a la persona. […] Entonces se cierra toda disponibilidad a un discurso que no sea del bien y el mal”.

El punto de vista de la escritora no fue bien visto por varias mujeres que pensaron que la escritora estaba de lado de Ciro Guerra, que ha manifestado que las denuncias en su contra son falsas.

Tantos fueron los cuestionamientos que le hicieron a Sanín, que salió a explicar en Twitter que en ningún momento ella quiso defender al director de cine, sino que estaba haciendo un llamado “a la pausa”.

“NO he defendido a Ciro Guerra. TAMPOCO he dicho que no crea en la veracidad de los testimonios recogidos contra él. Me estoy OPONIENDO a los linchamientos, de quien sea, culpable o inocente. Me impresiona que resulte tan ofensivo un llamamiento a la pausa”, trinó.

Frente a los comentarios con menos sevicia, Carolina Sanín respondió que, para ella, hay “varios problemas en esa publicación (la construcción de un monstruo)” pero no el hecho de dar a conocer las denuncias. Sanín da entender que los comentarios de las redactoras no permiten hacer un reflexiones sobre el caso.

Las críticas a la escritora no pararon hasta que ella trinó:

“Todo el día explico cosas. Y leen lo que quieren leer. Porque no quieren entender nada, sino confirmar prejuicios y sentirse satisfechos. Me cansé. Quédense con sus prejuicios. Cómanse su mierda, que es lo que quieren. Que les aproveche”.