El reportaje fue escrito por las periodistas Catalina Ruiz-Navarro y Matilde de los Milagros Londoño, y se sustenta en chats de WhatsApp y en las declaraciones detalladas que entregaron las 8 presuntas víctimas, que aseguran haber sido acosadas sexualmente por el premiado director de películas como ‘Los viajes del viento’, ‘Pájaros de verano’ y ‘El abrazo de la serpiente’ (nominada a los premios Óscar como mejor película extranjera).

El medio dice que estas supuestas agresiones se habrían presentado en eventos como los festivales de cine de Cannes, en Cartagena, Medellín y Nueva York, entre otras, y solo menciona a las mujeres como Beatriz, Daniela, Eliana, Carolina, Fabiana, Teresa y Gabriela, para protegerles su identidad. Estas siete mujeres hablan de acoso sexual, mientras que una más, Adriana, describe un caso de presunto abuso sexual en la casa del realizador.

Todas coinciden en que Ciro Guerra aparentemente usó la fuerza para intentar besarlas y tocarlas, y en varios de los relatos se recrea un ambiente de fiesta, celebración de amigos y licor.

Es por eso que una de las conclusiones a las que llegan las dos autoras del artículo es que en varios de estos testimonios hay un “mismo patrón”.

“Una fiesta, buscar un momento a solas, el ‘name dropping’ para impresionar y la presión en temas laborales, el uso de la fuerza para tocar y besar, la invitación a su apartamento u hotel para tener ‘orgasmos’ o sexo, y un elemento que se repite: los comentarios despectivos hacia las parejas de ese momento de las acosadas”.

Además, dicen, “otro punto importante es que Guerra continúa sus avances sexuales a pesar de la negativa clara y repetida de las acosadas”.

Frente a la gravedad de las denuncias, Pulzo se contactó con el director de cine para escuchar su versión, y la respuesta fue: “Sí la voy a hacer, estoy haciéndola en este momento, más adelante la recibirán“.

De hecho, en el artículo de Volcánicas se transcribe una llamada que las autoras le hicieron a Guerra para que diera alguna respuesta, y el cineasta lo negó todo.

“Lo que yo sí quiero dejarte claro es que a mí me amenazaron con que me iban a querer hacer ese tipo de acusaciones. Por la época en que le di mi apoyo al paro recibí mensajes diciendo que había gente que me iba a querer destruir y que iban a querer hacer ese tipo de acusaciones; pues sí recibí ese tipo de mensajes. No estoy en capacidad de decir si están relacionados o no, pero la primera vez que escuché de algo parecido fue esa vez, pero realmente no… Fue algo que dejé pasar, a lo que no le presté atención. Pues obviamente sin conocer las denuncias, y sin saber de quién están hablando y de quién vienen. ¿Hay alguien que me está acusando de que yo la violé?”, habría dicho Guerra, de acuerdo con la publicación.

Finalmente, en el artículo se deja claro que la intención de estas mujeres no es hacer una denuncia penal, sino que al brindar sus testimonios pretenden “recobrar agencia sobre lo ocurrido y de alertar sobre la grave normalización de la violencia sexual en el gremio audiovisual colombiano, que entorpece el desarrollo profesional de las mujeres y las afecta física y emocionalmente”.