“¿Será que repite lo que alguien más le dice?”, preguntaba Benedetti inicialmente;

La fuerte respuesta fue borrada posteriormente, pero el senador rescató un pantallazo y se lo enrostró a Quinn posteriormente:

“¿Usted está loca?”, preguntó el parlamentario. “¡No conozco en su medio a alguien más light que usted!”, añadió después, a lo que ella, pese a borrar su primer trino, le respondió preguntando si esos trinos también los iba a borrar.

Después, Quinn contraatacó: “Como parece que está en sano juicio le contesto: al menos yo no tengo ninguna investigación por corrupción, usted sí y varias en la Corte Suprema que están a punto de explotar”, agregó. Él no se quedó atrás, la tildó de inculta y de cómplice de quienes le “han hecho montajes”:

La discusión se prolongó en varios trinos con acusaciones mutuas que subían de tono constantemente. Benedetti la acusó dos veces de defender a los culpables de Odebrecht y luego insinuó que le habían pagado:

Ella tampoco se quedó atrás y se disculpó irónicamente con un sablazo peor: “no estuvo bien hablar de sus adicciones”, dijo. Él aceptó con la misma ironía las disculpas: “Siga con la indigencia profesional y falta de ética”, agregó.

“Que usted hable mal de mí es un piropo”: Darcy Quinn

Al final, y después del bochorno, ambos se mandaron a dormir: