Pese a que ya ha estado en líos por sospechas de haberse beneficiado de información rusa en las pasadas elecciones, el jefe de Estado dijo el miércoles que no ve problema en aceptar información de un país extranjero sobre sus oponentes en los comicios presidenciales de 2020.

“Creo que querrías escuchar… no hay nada malo en escuchar”, dijo Trump al ser consultado en ABC News sobre qué haría si un país como Rusia o China le ofreciera información.

Pese a que estas declaraciones reavivaron la polémica de la llamada ‘trama rusa’, que parecía ya superada, el mandatario no cree que esto equivalga a permitir injerencia extranjera en las elecciones: “No es una interferencia, tienen información, creo que la tomaría”, dijo.

“Si pensara que algo anda mal, iría tal vez al FBI”, añadió

Los contactos del equipo de Trump con rusos durante la campaña presidencial de 2016 llevaron a una investigación inicial del FBI que dio lugar a la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre posible colusión y obstrucción a la justicia, así como varios esfuerzos similares que están en curso en el Congreso.

La trama rusa ha consumido la presidencia de Trump en los últimos dos años y sus nuevos comentarios parecen sugerir que todavía no ve nada malo en que un candidato acepte la ayuda de una potencia extranjera para afrontar a su rival.

El informe de Mueller sobre su investigación concluyó en que aunque no había suficiente evidencia para inculpar a Trump, el presidente se benefició de la participación rusa.

Biden, quien lidera las encuestas de cara al 2020, dijo que Trump avalaba con sus dichos la interferencia extranjera en las elecciones de Estados Unidos: “Un presidente estadounidense no debería buscar ayuda e instigar a los que buscan minar la democracia”, escribió en Twitter.

Otra candidata del partido demócrata a la presidencia, Elizabeth Warren, también aludió a los comentarios de Trump para insistir en su llamado a que sea llevado a un juicio político. “El #InformeMueller lo dejó claro: un gobierno extranjero atacó nuestra elecciones de 2016 para apoyar a Trump, Trump agradeció esa ayuda, y Trump obstruyó la investigación”, tuiteó Warren.

“Ahora, dijo que volvería a hacerlo todo de nuevo. Es hora de destituir a Donald Trump”, arengó.

Los dichos del mandatario se producen el mismo día en que su hijo Donald Jr. fue interrogado por segunda vez en el Congreso sobre sus contactos con los rusos. El empresario se habría enfrentado al cuestionamiento sobre su papel en la organización de una reunión en la Trump Tower en junio de 2016, donde estuvieron el asesor de la Casa Blanca y yerno de Trump, Jared Kushner, el entonces jefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y una abogada rusa que ofreció información “sucia” sobre la candidata demócrata Hillary Clinton.

Algunos demócratas sospechan que el hijo del presidente pudo haber mentido sobre lo que él y su padre sabían sobre esa reunión, así como de otras conexiones entre la campaña de Trump y Rusia. El equipo de campaña inicialmente había tratado de ocultar la reunión, con versiones distintas sobre su objetivo y lo que había ocurrido.

El informe Mueller detalló cómo el exabogado de Trump, Michael Cohen dijo que Trump Jr. pudo haberle dicho a su padre sobre la reunión, algo que el presidente había negado.