Tumiri era el técnico de vuelo boliviano del vuelo 2933 de LaMia que se accidentó en las montañas de Antioquia en 2016. Solo él y otras 5 personas consiguieron salvarse del siniestro en el que murió casi todo el equipo brasileño Chapecoense, que llegaba a Medellín para la final de la Copa Sudamericana.

Este martes, Tumiri vivió un segundo milagro. De acuerdo con el diario boliviano Correo del Sur, el hombre volvió a salvarse de morir cuando el bus en el que viajaba de Cochabamba a Santa Cruz de la Sierra rodó por un barranco.

El accidente dejó 21 muertos y 30 heridos, entre ellos el afortunado sobreviviente de ambas tragedias.

Su hermana contó al rotativo que incluso se puede decir que salió bien librado. “Tiene heridas en la rodilla y raspaduras en la espalda, tiene una cortadura en la rodilla y le van a costurar“, detalló.

El propio Tumiri apareció en la cadena ATB y se mostró tranquilo y entero pese a lo delicado del accidente. Según él, todo habría sucedido por exceso de velocidad: “Me agarré del asiento, ensanché mi cuerpo para encajonarme y no rebotar. Ya me imaginaba, con semejante velocidad”.

La gente comenzó a gritar mientras el vehículo se precipitaba. Cuando recuperó la conciencia solo pensó en una cosa: “Salí a gatas, mi rodilla estaba herida. Me senté y dije ‘otra vez no, no lo puedo creer”.

Luego fue uno de los primeros en ser rescatado y se recupera de lo sucedido. Incluso dice que no dejará de hacer lo que sabe, y tampoco de volar. “Todo pasa por algo”, dice.

Este fue el testimonio del ahora doblemente milagroso sobreviviente: