El hombre, identificado como Jacob Blake por el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, fue llevado a un hospital en Milwaukee y estaba en estado crítico, informó la policía de Kenosha.

“Esta noche, Jacob Blake recibió múltiples disparos en la espalda, a plena luz del día, en Kenosha, Wisconsin”, tuiteó Evers.

“Aunque aún no tenemos todos los detalles, sabemos con claridad que no es el primer hombre o persona negra en recibir disparos o en ser asesinado sin piedad a manos de miembros de las fuerzas del orden en nuestro estado o nuestro país”, siguió el gobernador.

La policía dijo que el tiroteo ocurrió cuando respondían a un incidente doméstico, alrededor de las 5:11 p.m. locales.

Un video del incidente grabado desde un teléfono móvil muestra cómo un hombre negro es seguido por dos policías con armas, mientras intenta subirse al frente de una camioneta gris.

Cuando abre la puerta e intenta llegar al asiento del conductor, uno de los oficiales le toma por la camiseta y le dispara varias veces por la espalda.

El abogado de derechos civiles Ben Crump dijo que los 3 hijos de Blake estaban en la camioneta cuando todo ocurrió y que el hombre había intentado intervenir en una pelea entre dos mujeres.

Vieron a un policía disparar a su padre. Estarán traumatizados para siempre”, escribió Crump en Twitter.

Crump representa a la familia de George Floyd, el afroestadounidense que murió el pasado 25 de mayo a manos de un policía blanco, que se arrodilló sobre su cuello por casi nueve minutos.

Tras anochecer en Kenosha, una multitud de manifestantes se enfrentó a policías antidisturbios, según imágenes publicadas por el diario Milwaukee Journal Sentinel. La ciudad declaró luego un toque de queda nocturno.

El departamento de Justicia de Wisconsin dijo que su división de investigación criminal está investigando lo ocurrido.

Los oficiales involucrados han recibido una baja administrativa”, informó el departamento en un comunicado el lunes temprano.