El hombre se percató de eso cuando se sometió a una intervención quirúrgica en la que le extirparían lo que parecía ser un tumor: el médico se dio cuenta de que en una operación anterior le habían dejado una compresa de gasa de 30 centímetros, informó La Arena.

De acuerdo con el medio, esa gasa fue olvidada hace 2 años por médicos que operaron al paciente para repararle su válvula mitral (ubicada en el corazón).

Dos juezas que estuvieron al frente del caso coincidieron en que no hubo intención por parte de los médicos de dejarle la gasa al paciente; sin embargo, consideraron que ellos sí actuaron con falta de “diligencia, prudencia y pericia”, recogió MDZ Online.

Actualmente, el afectado —cuya identidad no fue revelada— tiene una parálisis diafragmática (pérdida de movilidad del diafragma), la cual habría sido consecuencia de la segunda cirugía; no obstante, este punto no se discutió, reportó el portal argentino.