De acuerdo con el diario The New York Times, el adolescente, de 16 años e identificado en los documentos como G.M.C, violó en julio 2017 a una compañera, de su misma edad, durante una fiesta de pijamas.

La prueba contra el joven era contundente, pues se grabó mientras perpetraba el abuso y luego envió ese video a sus amigos más cercanos y comentó: “Cuando tu primera vez teniendo sexo es una violación”, detalla el mismo medio.

El crimen ocurrió en la ciudad de Nueva Jersey cuando Mary (nombre usado para proteger la identidad de la víctima) había quedado inconsciente por el alcohol que había ingerido. En algun momento, varios jóvenes le hicieron tocamientos en sus zonas íntimas y por ello, como pudo, logró cambiar de lugar y se metió a un cuarto donde no había ruido y estaba oscuro.

Lamentablemente para ella, hasta ahí llegó G.M.C, el cual le quitó la ropa y la violó mientras se grababa con su celular. Después, la joven solo recuerda estar vomitando, explica el rotativo estadounidense.

La adolescente no se enteró de que la había violado hasta que un par de meses después se dio cuenta de que el video estaba circulando por los dispositivos móviles de varios en el colegio donde estudiaba junto a G.M.C. Aunque lo confrontó, él lo negó todo y por eso decidió denunciarlo ante las autoridades, indica The New York Times.

Y aquí es donde entra el juez James Troiano, de 70 años y quien se encargó del caso. Sus respuestas para no acusar a G.M.C de violación y de tampoco tratarlo como un adulto en el juicio fue lo que generó el rechazo de todo Estados Unidos.

En algún momento se preguntó en voz alta si se trataba de una agresión sexual, pues para él era algo que pasaba con alguien que sea un completo extraño y que amenaza con un arma. Incluso, dijo que el acusado venía de una buena familia y que al tener excelentes calificaciones tenía grandes oportunidades de ingresar a una buena universidad.

No cansado de defenderlo, a pesar de que los asistentes a los juicios le reprochaban sus palabras, alcanzó a decirle al fiscal acusador que debió explicarle a la víctima que denunciar al joven podría “acabarle la vida”. Siempre estuvo del lado del victimario y no de la víctima, advierte el diario neoyorquino.

Ahora, con la apelación del tribunal superior de Nueva Jersey, G.M.C sí será tratado como un adulto, como la ley de la ciudad lo permite con menores de 15 años para adelante cuando son acusados ​​de delitos graves.

The New York Times también publica que el juez Troiano fue altamente reprendido por el tribunal superior: “Dijo que el joven provenía de una buena familia y que tenía buen puntaje en los exámenes, (entonces) asumimos que condenaría siempre a los jóvenes que no provienen de buenas familias y que no tienen buenos puntajes en los exámenes”, se lee en un apartado de las 14 páginas de apelación.