Los socorristas, que inicialmente señalaron 19 víctimas, ya habían advertido que el balance podría aumentar rápidamente.

Al menos seis personas murieron saltando por las ventanas para escapar al fuego y humo. El comisario de Daca, Asaduzzaman Mia, dijo a la prensa que otras 73 personas resultaron heridas y estaban siendo tratadas en hospitales de la ciudad.

Muchas personas pedían ayuda gritando ante la muchedumbre atónita en una de las calles del distrito comercial de Banani. Algunas personas lograron deslizarse hacia abajo con un cable de televisión junto al edificio y otras utilizaron las cuerdas proporcionadas por helicópteros de los servicios de socorro.

AFP

El mes pasado unas 70 personas murieron en otro incendio que destruyó varios edificios de viviendas en la parte vieja de Daca donde se guardaban ilegalmente productos químicos. Más de cien ambulancias estaban situadas cerca del edificio en llamas.

Shoikot Rahman oyó a varios de sus colegas de trabajo dar la alarma poco antes de que el humo invadiera el edificio.

AFP

“Cuando oí que había un incendio en el edificio, me fui corriendo hacia afuera”, explicó a la AFP. “Muchos de mis colegas todavía están atrapados en la oficina”.

Los bomberos, con largas escaleras, rompieron ventanas para intentar crear vías de escape.

Más de una hora después de que empezara el incendio, todavía se veía gente en la planta 13 y 14 pidiendo ayuda desesperadamente en medio de nubes de humo negro.

AFP

Según las autoridades, seis hombres y mujeres murieron al llegar al hospital tras saltar al vacío. Entre las víctimas había un hombre de Sri Lanka cuyo cuerpo fue transportado al hospital militar Kurmitola.

Dilkhosh Ahmed, de la clínica Banani, dijo otra de las víctimas intentó usar el cable de televisión para deslizarse pero que resbaló y cayó.

AFP

“Los equipos entraron en el edificio y están revisando las plantas para buscar a posibles víctimas. El edificio no tiene material antincendios”, dijo a la prensa el teniente coronel Julfikar Rahman, del servicio de bomberos de Daca.

Los incendios y los derrumbes de edificios son frecuentes en Bangladés, un país muy pobre del sur de Asia de 160 millones de habitantes, donde muchas veces no se respetan las normas de seguridad.