A pesar de que era un paciente de alto riesgo debido a las comorbilidades que padece (diabetes, hipertensión y obstrucción pulmonar crónica), Franco logró ganarle la batalla al coronavirus y se recuperó exitosamente, informó Milenio.

El impreso, igualmente, señaló que el hombre fue diagnosticado con COVID-19 después de que su madre dio positivo. “Lamentablemente ella ya no está aquí. Ahora, nos tenemos que acostumbrar a eso”, afirmó Juan Pedro.

Franco, que llegó a pesar 595 kilos y obtuvo en 2017 el récord Guinness como el varón más gordo del mundo, enfatizó que el complejo tratamiento que atravesó para perder peso – incluidas tres cirugías– le ayudó a vencer la enfermedad, ya que actualmente tiene la diabetes y la hipertensión bajo control.

“Gracias a Dios, al estar controlada la diabetes el virus no tuvo de dónde agarrarse. Con la última cirugía que me practicaron, tuve la fortuna de que me controlaran todo esos males y pienso que es por eso que la libré”, agregó en el informativo.

Juan Pedro, por último, recalcó en este mismo medio que si no se hubiera sometido a todos esos procedimientos quirúrgicos para bajar de peso, lo más probable es que no estuviera vivo hoy en día.

México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil y el segundo entre adultos, lo que ha sido un obstáculo en la lucha contra la pandemia del COVID-19. Uno de cada cuatro fallecidos (a la fecha unos 74.400) padecía sobrepeso, al igual que la quinta parte de los más de 700.000 contagiados.