Armstrong, un veterano de la marina estadounidense que vive en una casa flotante en la localidad de Oriental, en Carolina del Norte, estuvo al borde de la muerte la semana pasada, publica el canal WCTI.

El anciano se desplomó por causa del derrame cerebral y no alcanzó a tomar el teléfono para llamar al 911, número de emergencias en EE. UU. Por ello, miró a Boo-Boo y le dijo: “Necesito ayuda. Ve a buscar a Kim”.

“Me senté en mi silla, tomé mi café y la próxima cosa que recuerdo es después del almuerzo. No podía ni siquiera mover mi mano o el pie”, expresó el anciano.

Según el relato del veterano de guerra al mismo medio, su perra chihuahua salió corriendo en busca de Kim, el hombre a cargo del muelle donde vive.

Kim vio que Boo-Boo ladraba más de lo usual y corrió a donde estaba Rudy. De inmediato llamó a emergencias y cuando llegaron los paramédicos, gracias a la rápida reacción de la chihuahua, lograron salvarle la vida, detalla WCTI.

El octagenario fue trasladado el centro médico CarolinaEast, donde estuvo hospitalizado por 5 días. Cuando le dieron de alta, lo primero que quiso fue ver a su Boo-Boo. 

Tengo lágrimas corriendo por mis ojos, la extrañaba mucho”, expresó Armstrong, quien reconoció estar orgulloso de su mascota, pues si no fuera por ella, no estaría vivo.