El mandatario ordenó colocar las banderas a media asta y lamentó que la crisis siga en aumento, pese al optimismo por el avance de la vacunación en el país y el mundo.

“Yo sé lo que se siente”, afirmó Biden en referencia a las numerosas tragedias que ha superado en su vida, en un mensaje solemne en el que pidió a los estadounidenses que permanezcan vigilantes, que mantengan la distancia social, que usen mascarillas y que se vacunen. “Les pido a los estadounidenses que recuerden, que recuerden a los que perdimos y a quienes quedaron atrás“, afirmó.

Tras el breve discurso, Biden participó en una ceremonia en el jardín de la Casa Blanca, donde se instalaron velas para recordar a los fallecidos. Junto a su esposa, Jill, y de la vicepresidenta, Kamala Harris, que asistió con su marido, Doug Emhoff, se guardó un minuto de silencio antes de volver a entrar en la Casa Blanca.

Minutos antes, marcando el atardecer, las banderas de todos los edificios federales, incluyendo las embajadas, también fueron puestas a media asta.

Tendencias favorables en Estados Unidos, pese a las cifras

A diferencia de su predecesor, el republicano Donald Trump, quien a menudo buscaba minimizar la enfermedad, Biden ha hecho del combate a la pandemia su máxima prioridad y advirtió que el número de muertos por COVID-19 en Estados Unidos podría situarse por encima de los 600.000.

A pesar de las dramáticas pérdidas, la tendencia en el país, que anunció su primera muerte en febrero del año pasado, es a la baja. Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la agencia federal de salud pública, dijo que las muertes en Estados Unidos están en su nivel más bajo desde diciembre, con una caída del 39% en el último promedio de siete días, que contabiliza los nuevos casos diarios.

Más de 63,1 millones de personas ya recibieron en Estados Unidos las vacunas autorizadas hasta ahora (Pfizer/BioNTech y Moderna), de los cuales 18,8 millones ya recibieron las dos dosis requeridas, según los CDC. El país podría tener una tercera vacuna autorizada para el final de la semana, la de Johnson & Johnson, sobre la cual un comité debe emitir una opinión consultiva el viernes.