Nirav Shah, director del Centro para el Control de Enfermedades de ese estado, indicó que en el casamiento estuvieron presentes cerca de 70 asistentes, violando el máximo permitido de 50 personas por reunión.

El funcionario, igualmente, confirmó que esta boda (que se realizó el pasado 7 de agosto) provocó al menos 177 casos de contagio diagnosticados en todo Millinocket, de los cuales 7 perdieron la batalla ante la enfermedad respiratoria.

“Cuando nos enteramos de lo sucedió, todo el mundo volvió a entrar en cuarentena estricta. Esta reunión hizo que todo los establecimientos comerciales en el pueblo cerraran”, manifestó Cody McEwen, presidente del concejo municipal.

Nina Obrikis, miembro de la iglesia baptista local, puntualizó que el matrimonio no debió llevarse a cabo, ya que la propagación del coronavirus segigue activa en ese municipio. “Ahora no podemos ir a ningún sitio y no podemos hacer nada”, agregó.

Aunque la tasa de contagio no supera el uno por ciento, la gobernadora de Maine, Janet Mills, advirtió que la emergencia sanitaria del COVID-19 todavía no está contralada al 100 % en ese estado.

En las últimas semanas, por otro lado, se han registrado varios focos de infección en diferentes campus universitarios de Estados Unidos. Incluso, algunos centros educativos han debido cerrar sus puertas y enviar a los estudiantes de regreso a casa.