De acuerdo con el diario Clarín, el hombre fuertemente golpeado tiene una tienda en el centro de la ciudad y en el momento de la agresión llegaba de trabajar junto a su esposa.

Antes de entrar a su casa, la pareja decidió pasear a su perro, que también los acompañaba en sus labores. De repente, fueron interceptados por 4 policías que patrullaban el barrio, en medio de la cuarentena decretada en toda Bahía Blanca para frenar el contagio de coronavirus, indica el mismo medio.

Los uniformados, dice González, llegaron con un tono autoritario y cuando preguntaron por sus permisos, los 2 respondieron que los habían olvidado dentro del carro, que ya los buscaban y los mostraban. Pero los policías no los dejaron ir a buscar el permiso y la situación creció a una fuerte discusión, detalla el rotativo argentino.

Fue en ese momento que los policías agredieron a la pareja, siendo el hombre el que se llevó la peor parte. Por la brutal golpiza, González quedó con morados en la cara y varias partes del cuerpo. Incluso, publica Clarín, le tocó pasar la noche en la estación de policía, muy adolorido.

Discúlpame, mañana tengo que levantarme temprano para ir a trabajar. ¿Por qué no me acompañan, les muestro los permisos y listo?”, dijo el argentino, citado por el mismo diario, a los oficiales, pero no accedieron y le propinaron la paliza.

“Se me abalanzó, me agarró del cuello y me puso un pie sobre la cabeza y la rodilla sobre el oído”, agregó sobre uno de los uniformados.

El departamento de asuntos internos de la policía de Bahía Blanca separó del a cuatro agentes, tres hombres y una mujer, mientras se llegue a una conclusión sobre su conducta, finaliza Clarín.