Trump presumió que tenía un millón de confirmaciones de personas que querían estar en su mitin en Tulsa, Oklahoma, e incluso los organizadores instalaron un escenario afuera del establecimiento, para que el presidente se pudiera dirigir a todo e público, dijo BBC Mundo.

No obstante, a pocos minutos de iniciar el discurso de Trump, el escenario exterior fue desmontado porque no había casi nadie, y las 19.000 sillas del recinto donde era el evento, agregó el medio, no se alcanzaron a llenar.

CNN explicó que muchos los que pidieron entradas para el evento, al parecer, estaban cumpliendo un reto que se organizó en Tik Tok, que consistía en registrarse para poder ingresar al mitin, pero no asistir.

Incluso, agrega BBC, uno de los estrategas políticos de la campaña de George W. Bush, Steve Schmidt, dijo que su hija de 16 años y amigos de ella participaron en ese desafío, que de cierta manera boicoteó el evento de Trump.

Padres de familia contestaron la publicación de Schmidt, según el medio, confirmado que lo mismo hicieron sus hijos adolescentes.

No obstante, un funcionario de la campaña del presidente le manifestó a CNN que fue “el miedo a las protestas violentas” las que impidieron que el aforo se llenara, y rechazó que los usuarios de Tik Tok tuvieran algo que ver.

Finalmente, al mitin del presidente terminaron asistiendo 12.000 personas, dijo su campaña; aunque los Bomberos de Tulsa, indica BBC Mundo, informaron que solo asistieron 6.200.