La agresión ocurrió en noviembre de 2017 cuando Barattini, en ese entonces de 26 años y con novio, atacó a su ex amante, identificado como Sergio F., de 42 años y casado, dejándolo gravemente herido, al perder mucha sangre luego de que le cortó el pene con las tijeras de podar. Al hombre lograron reconstruirle los genitales, publica el diario Clarín.

La argentina, según el relato del mismo medio, cortó el 90 % del pene e hirió los testículos de la víctima. Enseguida, salió de su apartamento y se entregó a la policía. Desde entonces está en prisión preventiva.

Durante las pesquisas hechas en estos 2 años por las autoridades, se encontró que hubo premeditación de Barattini, pues buscó en Google cómo cortar el pene y, además, escribió al detalle en una especie de diario lo que iba a hacer, explica el rotativo argentino.

La cruel agresión se hizo muy conocida en ese país rápidamente (en 2017) porque se filtraron fotos de la víctima mientras intentaba contener la sangre que perdía, e incluso también imágenes de las intervenciones quirúrgicas a las que debió ser sometido de urgencia Sergio F., detalla Clarín.

En un primer momento, la argentina aseguró que el motivo del ataque es que había sido víctima de violación, pero luego indicó que todo se dio porque el hombre había compartido un video sexual de los dos. Entre las pocas cosas en que coinciden los dos protagonistas de esta historia es que tuvieron alrededor de 10 encuentros sexuales, indica ese medio.

En abril de este año, Brenda Barattini le ofreció 30 mil dólares a la víctima para llegar a un acuerdo económico y evitar el juicio, pero este no aceptó y este lunes comenzó el juicio, y Sergio F. habló por primera vez en público.

“Empezamos a tener relaciones y me dijo que me iba a dar una sorpresita. Que tenía algo para darme. Me puso un antifaz, como de terciopelo. Después me dijo que adivinara con qué me tocaba. También quiso atarme, pero no quise. Empezó a hacerme sexo oral. De repente sentí algo. Me quiso matar en ese segundo”, declaró ante el juez, pidiendo que la juzguen por tentativa de homicidio y no por lesiones gravísimas.

“No sabía qué me había cortado. No vi nada. El dolor fue un segundo. Ella salió de encima mío, yo intenté levantarme, me subo los pantalones e instintivamente agarro el celular, para llamar a una ambulancia. Quiero salir y ella comienza a insultarme. Me agarró de la remera (camiseta), de los pelos, y no me dejaba salir. Yo estaba con una mano haciéndome presión. Atiné a salir, y me agarraba, no dejaba irme. Metí una llave que encontré por ahí y pude abrir“, añadió el sujeto.

En la cárcel, Barattini se hizo novia de otra reclusa, llamada María Laura, quien le tiñó el pelo antes de la primera audiencia y que es importante para el juicio porque, según su abogado, “le teme a los hombres” después de la difusión del video íntimo, finaliza Clarín.