Ante el colapso sanitario que se está presentando en Los Ángeles, la Agencia de Servicios Médicos de Emergencia (EMS) le ordenó a todos los equipos de ambulancias que no trasladen a los diferentes hospitales pacientes que tengan pocas probabilidades de sobrevivir, informó CNN.

“Con vigencia inmediata, debido al impacto severo de la pandemia del COVID-19 en los servicios sanitarios, personas adultas con un paro cardíaco traumático y no traumático fuera del hospital no serán transportados [si] no se logra el retorno de la circulación espontánea en el terreno”, precisó la entidad en declaraciones recogidas por ese mismo medio.

La Agencia, igualmente, señaló en un comunicado prensa que los paramédicos deben conservar lo máximo posible el uso de oxígeno y solo adminístraselo a pacientes cuya saturación esté por debajo del 90 %.

Aunque algunas personas se logran estabilizar, la EMS puntualizó que la nueva orden es que los equipos de ambulancias les realicen la reanimación a los pacientes que no tienen signos vitales durante 20 minutos y si no responden deberán ser declarados muertos en el lugar de los hechos, agregó el informativo.

La cadena de noticias, por último, señaló que actualmente en Los Ángeles hay 7.600 personas hospitalizadas en los diferentes centros médicos, de las cuales el 21 % están en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

“Es probable que los aumentos en los contagios continúen durante las próximas semanas como resultado de las celebraciones de fin de año. Es posible también que experimentemos en enero las peores condiciones de toda la pandemia”, concluyó Barbara Ferrer, directora de Salud Pública, en CNN.

De acuerdo con el reporte diario de la Universidad Johns Hopkins, en ese condado se han presentado hasta el momento cerca de 828.000 casos diagnosticados y 10.850 muertes asociadas al coronavirus, siendo una de las regiones más afectadas por la pandemia en Estados Unidos.