Todo comenzó el 11 de julio, cuando el humorista de ‘Sábados felices’ se sintió mareado. Luego, se le subió la presión y tuvo mucho dolor de cuerpo, contó él en el matutino, donde añadió que, por fortuna, sus hijos no están contagiados.

La esposa de ‘Joselo’ —el segundo famoso del programa de humor de Caracol que da positivo, pues la primera fue Alexandra Restrepo, que está en España— también tuvo dolor de cuerpo y de cabeza, pero además una fiebre que no le bajó sino hasta este miércoles, pues incluso hizo “resistencia” a varios medicamentos, que le tuvieron que cambiar, agregó el famoso, y contó primero el cuento que le echaron sobre lo que supuestamente tenían:

“A mí me dijeron: ‘Ese es otro virus que le llaman ‘quiebrahuesos’; eso no es COVID-19, porque no estás perdiendo el olfato, el gusto. Es eso, es ‘quiebrahuesos’”.

Sin embargo, según su declaración, él hizo caso omiso a ese comentario y, ante la falta de atención de su EPS y la complicación de los síntomas, pagó las pruebas de su bolsillo, y así comprobó que él y su esposa eran positivos.

Asimismo, recurrió a un médico particular, pues hasta este jueves su EPS ni siquiera les había informado cuáles eran los protocolos que debían seguir, y él y su esposa querían evitar a toda costa terminar en una Unidad de Cuidados Intensivos.

“Mi esposa y yo estamos hospitalizado en nuestra habitación; los niños no entran. […] La irresponsabilidad de mi EPS, Sura… todavía estoy esperando que me hagan la prueba; he tenido que hacerme todo particular. […] Un médico amigo, infectólogo e internista, nos mandó un tac de tórax. Mi esposa tenía los pulmones comprometidos. [También] me aparecieron los pulmones comprometidos. […] Nunca habíamos sentido morirnos. Nos sentíamos sin fuerza, que esto se acababa. Ha sido muy doloroso. Hay mucha gente orando por nosotros… pastores”, añadió ‘Joselo’ en su relato en ‘Día a día’.

Y aunque han estado delicados, el humorista de ‘Sábados felices’ aseguró que este jueves ya se sienten mejor, sobre todo él.

Igualmente, hizo un llamado a la gente para que siga las medidas para evitar el contagio, pues por el coronavirus, él y su esposa han tenido “días muy duros” y ni siquiera saben cómo se contagiaron.

“Este virus es muy traicionero, se manifiesta de diferentes formas. […] Esto es real, se está llevando mucha gente; ¡dejen el folclor! […] Hoy me dan la noticia que murió un amigo; pastores amigos han fallecido”, puntualizó el comediante en el espacio de Caracol.