El caso de más tiempo se dio desde que la artista perdió un celular donde “tenía unas fotos y videos privados”, y extorsionistas empezaron a llamarla desde un número que parecía internacional, pero después descubrieron que era de Skype, aseveró Tavera en la emisora.

“Cogieron ese celular y empezaron a llamarme y escribirme que si yo no pagaba cierta cantidad de dinero que ellos iban a hacer públicos los videos. Yo estaba trabajando en un programa de Caracol y me dejé intimidar y les dije: ‘No, no, no. ¿Cómo así? ¿Dónde nos vemos?’, y le entrego el dinero”, explicó.

Pero el asunto no paró ahí, luego decidió no darles plata y quienes tienen sus imágenes íntimas empezaron a replicarlas. “Sabes qué hicieron, pusieron los videos en otro país . La semana antepasada una amiga me dice: ‘Oye, mira esto que salió’, y me manda el link. Y yo ‘Qué es esta barbaridad, por Dios’. Entonces, lo publicaron en otro lado porque acá no se puede”.

Esa situación, la modelo la puso en conocimiento de las autoridades, que no le han dado mayor respuesta, tal como ha pasado con su otro caso, que arrancó por “un accidente laboral” que tuvo el jueves, contó Tavera en la frecuencia radial.

En una sesión de fotos se me salió un seno. Entonces, algunas personas que estaban conectadas, viendo el en vivo, tomaron ese video y lo están usando para extorsionarme. Me escriben por perfiles falsos; me hacen llamadas a las dos o tres de la mañana”, aseguró.

Pero además de eso, la están acosando en redes. “Me mandan fotos con memes escribiendo vulgaridades, que prepago, que no sé qué; un matoneo terrible que me ha tenido en estas”, afirmó la modelo, y puntualizó:

“Cuando fui al Gaula me dijeron otro, otro caso de esos. Yo le dije: ‘¿Cómo así? Sí, vengo a poner una denuncia de delitos informáticos’. Me contestaron: ‘Sí, siéntese y espere’. Entonces, yo me senté, dos horas y media tuve que esperar, pero dije: ‘De aquí no me voy hasta que me reciban la denuncia’. Después me la recibieron y ya, tú sabes que en este país el tema de delitos informáticos no es que sea tan afanoso como otros”.