“Tomé una decisión que no fue nada fácil de tomar, pero que en este momento me da tranquilidad y que siento desde el fondo de mi corazón que es la correcta”, afirmó la influencer en su video de despedida.

Según ella, aunque lo meditaba desde hace tiempo “no había podido hacerla real porque tenía compromisos y responsabilidades contraactuales que tenía que cumplir”, aunque  dejó claro que no la tomó en caliente y la meditó durante varias semanas casi a diario.

Aunque dijo que lo vivido fue “la experiencia más loca, bonita y constructiva”, además de “perfecta”, sus razones fueron todo menos idílicas. En ese sentido culpó repetidamente a quienes la matonearon en redes sociales, resaltando el daño que le hicieron solo con lo que le decían.

“No se por cuánto tiempo me voy a ir, pero me prometí a mí misma no regresar hasta que esté completamente convencida de que mi seguridad, mi tranquilidad, mi paz interior no dependen en absoluto de la percepción que las otras personas tengan de mí”, dijo, con todo apesadumbrado. “Esa seguridad, esa tranquilidad, esa paz interior se me fue… Tanto odio desmedido en las redes sociales me lo quitó”, agregó.

En adelante, Nieto dijo que se propone “subirle el volumen a Dios y bajarle el volumen al resto del mundo”. “No se trata de esconderme”, agregó.

“La única cuenta en la que voy a seguir activa es el Instagram @_hijadeldueno”

“No me voy porque no me guste”, afirmó, reconociendo que es algo que la hace “dudar mucho” porque hay “una parte de mí que no se quiere ir”.

“Espero que este camino nos permita volvernos a encontrar pronto. Por ahora voy a apagar un rato la cámara”, concluyó.