Ahora, el empresario grabó toda su venganza, que empezó con una toma de Kimberly Reyes bañándose y luego enfocó una caja que contenía maizena, producto que usaría algunos minutos después.

Luego de que la actriz ya estaba envuelta en su toalla y mientras acomodaba su cabello, Federico se le acercó por la espalda y le lanzó gran parte del contenido de la caja, por lo que su pelo y  su cuerpo quedaron untados con la harina.

Vaya a bañarse de nuevo. ¡Llegaron los carnavales!“, le dijo él mientras le tiraba el producto y ella tosía; cuando se recuperó, ella le respondió: ” No seas tan perro, me acabo de hacer un masaje. Ya… a mano, ya. ¿Sabes lo que me demoré haciéndome el masaje ese?“.

Pese a que la artista llegó a pensar que con esto pagaba la broma de la trasquilada que le hizo a su esposo, él aseguró que esto solo era una pequeña parte de su venganza.

Aquí, el video que ya no aparece en las historias de Severini, pero que fue replicado por una cuenta de chismes: