En su paso por la emisora, la estrella de la industria para adultos explicó que el negocio se ha vuelto una cuestión ‘likes’ y de perversiones que ni él entiende, no solo porque la hagan los productores, sino porque la humanidad la consume.

Nacho, sin embargo, gracias a que no lo necesita, ha tenido la oportunidad de declinar propuestas que le han hecho, que van en contra de sus principios. 

“Me ofrecieron una escena terrible, me pareció terrible, en la que querían fingir que llegaban estas personas de Libia, que llegan de la muerte, que llegan de la guerra, que llegan en pateras, que llegan a Europa para ser refugiadas. Entonces era una escena en la que yo cogía dos refugiadas de una patera de la playa y yo me las tenía que culear. Y yo dije, no. ¿Por qué yo tengo que hacer eso? Va a hacer muchos ‘likes’, esa escena la va a ver mucha gente, pero me vale verga”, recordó Vidal.

En la misma charla, Nacho Vidal justificó de cierta manera a la industria, alegando que no se le puede culpar de todo, pues al final del día el consumidor es el que dicta el camino de los productos: “No es que la pornografía sea inmoral, es que la gente que está en la pornografía son seres humanos, y los humanos son inmorales”, dijo.

Las declaraciones de Nacho Vidal sobre la industria en la que trabaja y la escena que se negó a hacer se pueden escuchar desde el minuto 11 del siguiente Facebook Live de la W Radio.