Durante una entrevista con ‘La Red’, la presentadora y modelo indicó que “era la más piojosa de todas las piojosas del mundo” y que a pesar de que probó varios tratamientos para eliminar esos molestos animales de su cabeza, estos no desaparecían.

La exreina de belleza añadió que incluso su mamá contrataba a una persona para que le sacara los piojos después de clases, pero esto tampoco los erradicó por completo.

Daniella también contó en el espacio de chismes que se hacía “la loca” cada vez que estaba con sus compañeros de colegio:

“Ante mis amigos no tenía piojos, pero seguramente yo hacía así (se agarra el pelo) y el liendrerío se me veía, pero yo nunca me acomplejé por eso”.

Según el relato de la famosa, en alguna ocasión hasta tuvo una garrapata en la cabeza: su mascota, una perra llamada Brenda, se la pegó y una amiga de Daniella se dio cuenta.

Al final de la entrevista, la exreina aclaró que “los pijos no tienen absolutamente nada que ver con los estratos sociales” ni con la higiene de una persona. Ella explicó que “la sangre de un niño es dulce para los piojos” y por eso no hay champú o tratamiento que los pueda evitar durante la infancia.