Más allá de los señalamientos, en redes sociales cuestionan también sobre lo que gasta el Estado con el salario mensual de Botero. Según el diario El Tiempo, el funcionario devenga 18,2 millones de pesos, uno de los sueldos más altos.

El salario del mindefensa es casi la mitad de lo que devenga el presidente Duque, que cada mes recibe poco más de 36 millones de pesos. También gana menos que el salario mensual del presidente de Colpensiones (35 millones de pesos) y que los congresistas (32 millones), agrega ese mismo diario.

Botero lleva más de un año en el cargo y ha recibido críticas por su gestión y por las irregularidades que se han presentado en las Fuerzas Militares por el orden público, asesinato de indígenas, y pérdida de seguridad en el Cauca, entre otros.

Una de las analistas que criticó recientemente la gestión de Botero fue la periodista de La Luciérnaga Catherine Juvinao, que elaboró una lista con argumentos por los que el ministro debería renunciar cuanto antes.

“(Botero) no tiene experiencia en lo público, no tiene formación ni preparación alguna en seguridad y defensa y eso se nota porque su forma errática y negligente de dar respuesta ante las gravísimas denuncias sobre el posible regreso de los falsos positivos en Colombia debe constituir una preocupación del mayor nivel para este Gobierno y para el presidente Iván Duque”, reclamó la periodista.

Sobre los falsos positivos, Juvinao enumeró hace pocos días algunos casos en los que, incluso, el país ha quedado en ridículo. Además, se refirió al asesinato de líderes sociales y a los problemas de seguridad en varios municipios que, según ella, también son responsabilidad del ministro Botero.

“Quiero finalizar con un mensaje al presidente Iván Duque y al Gobierno: no permitan caer en la tentación de que esto se vuelva un punto de honor, la sociedad civil y muchos sectores de la opinión están pidiendo la renuncia del ministro Botero porque ya no es posible mantener confianza en las Fuerzas Militares mientras él esté ahí”, sentenció, y recalcó en que, además, el funcionario no tiene autoridad en los militares y ni siquiera le cuentan las cosas como son.