La historia, contada originalmente en 2019 en El Tiempo, fue publicada de nuevo por ese diario, donde su protagonista relató que cuando el programa en el que participó (2014) salió al aire en 2015, él ya había perdido los $20 millones (menos impuestos) que ganó en el concurso.

“Recibía llamadas de personas felicitándome, proponiéndome negocios, reprochándome el no haber respondido la pregunta de los 50 millones o pidiéndome préstamos. Yo solo pensaba en lo que diría la gente si supiera que ya no tenía ni un peso”, dijo en el periódico el concursante, cuyo nombre no fue revelado por solicitud de él mismo.

En ese medio, el hombre recordó que terminó usando una ayuda en las primeras preguntas, las más fáciles, y que pese a intuir la respuesta correcta para ganarse $50 millones, decidió retirarse e irse a casa con la seguridad de llevarse al menos $20 millones.

Pero más allá de sus anécdotas en ‘Quién quiere ser millonario’, el participante dijo, en el rotativo bogotano, que una cuarta parte de ese dinero la terminó gastando en “caprichitos”, mientras que con los $15 millones restantes montó un local, en Bogotá, donde vendía arepa de huevo y carimañolas, el cual generaba tantos gastos, más que ganancias, que terminó cerrándolo.

“Por inexperiencia, orgullo y mal manejo, quebré inexorable y rápidamente. […] Compré materias primas, arrendé un local sin asesorarme sobre el manejo de un restaurante o la viabilidad del producto y fracasé”, añadió.

Por fortuna, continuó su relato en el periódico capitalino, el concursante logró salir de la quiebra “gracias a otros negocios que tenía por fuera de eso y aplicando lo que aprendí de mis errores”, y hasta compartió “tres grandes principios de vida” que le dejó esta experiencia.

(Vea también: “Para mi madre, soy despilfarrador”: Carrasquilla admite que no es bueno haciendo mercado).

Consejos para el éxito, de ganador de ‘Quién quiere ser millonario’ que quebró y se levantó

  1. Soñar como loco: en El Tiempo, el concursante puso como ejemplo su sueño de infancia, presentarse en ‘Quien quiere ser millonario’, el cual finalmente cumplió.
  2. La plata no soluciona nada: según el concursante, no es suficiente con tener dinero si no se cuenta con educación financiera. “No importa cuánto le des a alguien, volverá a su punto inicial”, dijo.
  3. Tomarse las situaciones con serenidad y cabeza fría: el hombre expresó que los errores que cometió luego de ganarse los $20 millones en el programa “fueron por no sentarme a pensar con tranquilidad”.