A través de sus redes sociales, los hermanos Luis Eduardo y Luis Eugenio Albán denunciaron que, después de comer en la franquicia, fueron juntos al baño y, por error, trabajadores del restaurante los catalogaron de homosexuales y los “echaron” del lugar.

“¡Es indignante! Fuimos al baño y, como es pequeño, nos turnamos: primero entró él y después yo. Mientras yo estaba orinando, dos de las personas de allá tiraron la puerta y nos tildaron erróneamente de que nos estábamos besando, de que estábamos haciendo un escándalo y que ese comportamiento no era tolerado en el sitio”, dijo uno de ellos.

“Nos dijeron que ellos no permiten ese tipo de comportamiento en el establecimiento, la gente nos comenzó mirar mal y nos terminaron echando del sitio… nos sentimos humillados”, añadió.

Al respecto, según Blu Radio, la compañía se pronunció y aseguró que respetan la diversidad sexual de sus clientes.

Por ello, destacó el medio, KFC adelantará una investigación pertinente sobre el caso y, de llegar a encontrar que sus empleados sí tuvieron ese comportamiento, tomará las respectivas sanciones.

“Es por ello que sus trabajadores no pueden realizar ningún acto de discriminación. Una conducta así no solo es una falta grave desde el punto laboral, sino que atenta con la política de no discriminación de la compañía”, expresó la empresa a la emisora.

Este es el video en el que los hermanos Albán denuncian el hecho:

View this post on Instagram

#KFCHOMOFOBICO #homofobia

A post shared by Daniela Santamaría (@a_huge_wtf) on