Y es que a nivel latinoamericano, previsiones de la Cepal sostienen que este año el crecimiento ya no será del 1,3 %, sino apenas del 0,5%, debido a un deterioro económico generalizado, agravado por la crisis de Venezuela, que sufriría una baja del 23 %.

La crisis de Argentina también arrastrará el desempeño de América del Sur por su retroceso de 1,8%, según el informe. Una fuerte caída en los precios de los commodities -motor de las economías latinoamericas- y el bajo dinamismo del mercado interno empujan fuertemente a la baja las economías de la región, que en 2018 cerró con una expansión de 0,9%.

“A diferencia de años anteriores, en 2019 la desaceleración será generalizada y afectará a 21 de los 33 países de América Latina y el Caribe. En promedio, se espera que América del Sur crezca 0,2%, América Central 2,9% y el Caribe 2,1%”, señala el reporte de Cepal.

Brasil cerraría el año con una débil expansión de 0,8%, lejos del dinamismo que muestran las economías de Perú, Colombia y Chile, con avances de 3,2%, 3,1% y 2,8%, respectivamente.

Aunque es leve, la cifra de la Cepal para Colombia está 0,1 % por encima de la cifra establecida este martes por el Banco de la República, que bajó la expectativa a 3 %, de acuerdo con Noticias Caracol.

La región está sumida en la “incertidumbre y desaceleración. Llevamos cinco años de desaceleración económica, esto es un tema de enorme preocupación”, advirtió la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, al presentar el informe en Santiago, sede del organismos técnico de las Naciones Unidas.

En América del Norte destaca la tibia expansión de México (1,0%), inmersa en una relación conflictiva con Estados Unidos y cambios estructurales en su matriz energética, lanzados en el primer año del gobierno de Andrés López Obrador que la Cepal sigue de cerca.