Santa Fe confirmó en un comunicado que esa situación fue concretada luego de un mutuo acuerdo con las deportistas. Sin embargo, las críticas al club no se hicieron esperar porque muchos, entre ellos el concejal Carlos Fernando Galán, asumieron que los directivos tuvieron un trato preferencial para el equipo masculino en comparación con el femenino.

La suspensión del contrato significa que a las futbolistas les responderán con todo lo pactado, pero solo hasta que se esclarezca qué pasará con la liga femenina.

Galán demostró su inconformidad al respecto en su cuenta de Twitter, aunque con una imprecisión ya que pensó que a las futbolistas les habían terminado el contrato. “A los jugadores de Santa Fe les mantienen el contrato, a las jugadoras de Santa Fe les terminan el contrato ‘de mutuo acuerdo’. Discriminación. Vergüenza”, escribió el excandidato a la alcaldía de Bogotá,

Cuando se dio cuenta de que a las futbolistas ‘cardenales’ no les habían terminado el contrato sino que se los habían suspendido, Galán se volvió a pronunciar al respecto, pero insistió en su disconformidad con la decisión que tomó la junta directiva de Santa Fe.

“Sigo pensando que no hay razón para dar un trato distinto a jugadores y a jugadoras”, concluyó el concejal.

Lo cierto es que las jugadoras están preocupadas por saber si se realizará la cuarta edición de la liga femenina, entendiendo que el fútbol colombiano afrontará una crisis económica debido a la cuarentena nacional decretada por el coronavirus.