El afectado fue el volante Mattias Özgun, suplente del Degerfors y quien entró a la cancha en el minuto 82, cuando el resultado ya estaba definido.

Sin embargo, Axel Lindahl, el mediocampista al que iba sustituir, le chocó las manos tan fuerte en el momento de la modificación, que le pegó con un dedo en un ojo.

No obstante, Özgun alcanzó a dar unos pasos en el terreno de juego, pero la molestia no lo dejó seguir y se tuvo que retirar para ser atendido. Por fortuna, el ojo de futbolista afectado no tenía ningún problema de consideración.

En video, el peculiar momento: