El plantel de Veracruz apeló a este método de expresión al acumularse cuatro meses sin recibir pago por parte del club. Para algunos, esta no era la forma de reclamar, pero todo fue peor por la reacción de su rival.

Los Tigres se impusieron 3-1 a los ‘Tiburones Rojos’ del Veracruz pero los dos primeros goles fueron anotados en esos cuatro minutos de inactividad. El chileno Eduardo Vargas y el francés André-Pierre Gignac aprovecharon que el rival no oponía resistencia.

Tan mal parecían quedar los visitantes, que los propios jugadores veracruzanos aplaudieron sarcásticamente al final del partido:

El capitán rojinegro le restó importancia a lo sucedido:

Al final del partido, el europeo Gignac no pareció muy arrepentido, y en un video publicado en redes se le veía decir “que se vayan a segunda, mejor”:

El delantero recibió múltiples críticas después de esto. Tal fue la presión que luego tuvo que pedir disculpas por haber marcado en esos momentos, aunque dijo que había sido un error. “Nunca quise anotar ese gol (la regué queriendo tirar a saque de meta), no es excusa, pura verdad”, expresó Gignac este lunes en el tercero de siete puntos de un mensaje que publicó en redes sociales.

En el primer punto de su mensaje de este lunes, Gignac lamentó “profundamente el momento por el que están pasando” sus colegas. En el segundo aseguró que hubo “falta de comunicación” entre felinos y escualos. Los Tigres solo apoyaron a la protesta durante un minuto, pero el Veracruz había pedido su colaboración para que la manifestación fuera de tres minutos, algo que trascendió después, aunque no dejó a muchos muy convencidos.

El goleador también pidió que el “lamentable mal entendido” no dañe la imagen que ha desarrollado con “una vida llena de acciones”. Su criticado gol fue precisamente el número 100 que marcó en la liga mexicana. Luego exhortó a enfocarse “en el verdadero problema que está viviendo el fútbol mexicano”, en referencia a clubes que no cumplen sus compromisos con los jugadores y les ofrecen dobles contratos.

Esta fue solo una de las múltiples críticas de aficionados, prensa y futbolistas, principalmente en contra de los Tigres. “Vargas y Gignac no tuvieron sentido común o buen corazón para apoyar”, acusó Ángel Reyna, mediocampista del Veracruz.

Medios internacionales calificaban de escándalo lo sucedido:

Analistas del reconocimiento de David Faitelson se pusieron del lado de los manifestantes:

Aunque no sin recordar que los mayores perjudicados fueron los hinchas:

Del lado de Tigres, alguien no comprendía por qué los locales ponían en juego la pelota pese a que no iban a disputarla:

No obstante, algunos llevaron todo a otro nivel. El analista Héctor Huerta aseguró que todo fue una maniobra para hacer quedar mal a los jugadores de Tigres:

Lo curioso, aunque era de esperarse, es que el propio dueño del club del golfo de México amonestó duramente a sus jugadores, en vez de proponer soluciones a los reclamos, tal como lo recogió Fox Sports: “Quisieron tapar la falta de respeto que tuvieron con la afición de Veracruz en haber hecho lo que hicieron”, señaló.

Muy pocos terminaron aplicando algo de equilibrio o sensatez:

Así fueron los cuatro minutos de protesta: