El base de los Celtics Kemba Walker tenía la posesión de la pelota a falta de cinco segundos con el marcador empatado a 101. Aunque estaba cubierto con un doble marcaje, encontró a su compañero Daniel Theis, que estaba solo, y le asistió para que anotara. El reloj se paró con solo 0,5 por jugar, el marcador quedaba 103-101 y parecía que el triunfo caería del lado de los Celtics.

Entonces la pelota le quedó a Kyle Lowry, encargado de hacer el saque desde la banda, quien envió un preciso servicio por encima de los brazos del marcador Tacko Fall, el jugador más alto de la NBA, con 2,26m de altura, hasta la esquina contraria.

Allí se encontraba sin marca Ogugua Anunoby, que apenas recibió buscó el aro justo antes de que sonara la bocina del final del encuentro. La pelota voló y se coló en la canasta para anotar un triple que dio la vuelta al marcador para los Raptors en el último instante: 104-103.

“Esperaba meterlo”, dijo después Anunoby, un alero de 23 años que esta temporada promedió 10,6 puntos y 1,3 triples por partido. “Yo no lanzo tratando de fallar, cada tiro que intento es para meterlo, así que no me sorprendió”, dijo con tono tranquilo el jugador, que reconoció que no anotaba un tiro ganador desde el instituto.

Este es el video de la jugada: